Oporto color y sabor

Europa, Sin categoría

 

 

 

 

Hace unos años que había estado en Oporto  con unos amigos, pero sólo por un par de horas y en esas dos horas nos dimos cuenta que teníamos que volver. Así que años después, se me da la oportunidad de visitarla de nuevo, esta vez con más tiempo y en pareja.

Portugal nos queda al lado de Salamanca, a sólo 1 hora de la frontera y 2 horas más a Oporto, así que no ir,  es pecado. Además de ser una ciudad bonita,  en donde se come bien a buen precio, su gente es re amable y simpática.

Esta vez decidimos quedarnos una noche y hospedarnos con Airbnb, encontramos un excelente lugar, con unas anfitrionas de 10, que nos dieron  referencias de lugares donde comer y visitar. Nos dieron mapa físico en mano y mapa en google con todas las localizaciones para podernos mover con el GPS,  en serio un lujo de guías y anfitrionas.

Empezamos la noche comiendo en Brasao, una cervecería que estaba a tope de gente, en donde la especialidad es la “francesina” plato típico de Oporto. La francesina es básicamente un sandwich de jamón y un trozo de carne, luego lleva queso encima de la rodaja de pan para ser gratinado, se sirve en una salsa de tomate y en algunos casos le ponen un huevo estrellado encima (huevo frito para España). Conclusión: delicioso y para quedar lleno, llenísimo.

Cervecería Brasao

Al día siguiente tuvimos la media mala suerte de que nos lloviera un rato. pero luego tuvimos una dosis de buena suerte pues se nos compuso el día…uf menos mal! por que aunque esta vez íbamos por más tiempo, un día es sólo un día.

Recorrimos sus callejuelas y como se puede ver en las fotos hay mucho color y arte urbano, caminamos por su pasaje a la orilla del río Duero, cruzamos el puente que es emblemático de la ciudad,  por el transitan peatones, carros y trenes en diferentes niveles. Mientras lo contemplábamos pensábamos: ¡pero que gran responsabilidad hacer ese puente! (?) ¡qué meyo! (¡que miedo!)

A resaltar del viaje

Pues además de la ciudad en si misma, debo decir que la experiencia culinaria ha sido buenísima e insisto: la atención al cliente y la amabilidad de los portugueses merece un aplauso. Como parte de nuestro recorrido gastronómico visitamos un restaurante con 2 estrellas Michellín, a un excelente precio del menú del día y sin las ínfulas de restaurantes demasiado sofisticados (también recomendado por nuestras anfitrionas de Airbnb) el lugar se llama Cantinho do Avillez y su comida está buenísima.

Mi plato favorito fueron las albóndigas ( y también un salmorejo, pero mas las albóndigas) cuando las probé pensé: pero por que esto me recuerda a algo específico en el pasado? que es? que es?

Mientras comíamos  mi novio iba determinando que ingredientes tenía su comida (cosa que me sigue sorprendiendo por que yo soy básicamente nula para eso) y cuando le dije que probará las albóndigas el determinó que la salsa de mis albóndigas tenía COCO! Bingo! ya decía yo que me recordaba a mi comida hondureña ¡misterio despejado!

Restaurante Cantinho do Avillez

Al ir a Portugal no hay que dejar de probar las “natas” y el vino verde. Yo en lo personal estoy enganchada a las natas, desde que las descubrí en Salamanca no paro de comerlas y al estar en el lugar de su origen, no iba a dejar de probarlas.

Debo decir que aunque me encanta comer y en este post resalto mucho la gastronomía, aclaro que lo que me gusta mencionar son las experiencias que me marcan, unas veces es la comida, otras veces es un espacio, una vista, la gente o cualquier otra experiencia indeleble.

De cualquier forma habrá que seguir volviendo a Portugal 🙂

 

 

 

 

 

Selfie al atardecer, Médulas de fondo

Las Médulas: piedra rojiza contra cielo azul

Sin categoría

Hace unos meses le mostraba a una amiga fotos de un viaje que hice en el 2008 cuando acampé en Arches National Park,  este lugar fue parte de un recorrido que hice desde Las Vegas hasta Dallas. El punto es que ella al ver la fotos de este parque de piedra rojiza, me contó que en la provincia de León había algo parecido, con la diferencia de que este lugar -paisajísticamente  hablando- en realidad había sido provocado por el humano. Este punto (de la intervención humana) provocó en mi mucha intriga para visitarlo, por lo que después de unos meses de esta conversación le propuse a mi novio de visitar Las Médulas en el Bierzo, hacía un clima maravilloso así que había que aprovecharlo.

Las Médulas  es una formación arenosa, antigua explotación minera de oro romana  y está considerada como la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el imperio romano. Y su forma ha sido provocada por la presión del agua con la cual explotaban las minas.

El trabajo  realizado para la extracción del mineral supuso la alteración del medio ambiente y dio como resultado un paisaje de arenas rojizas, cubierto en la actualidad parcialmente de vegetación, como ya saben, la naturaleza siempre recupera su terreno (siempre y cuando la mano del humano no vuelva a interferir) y es así como este paisaje es aun más atractivo a lo que yo llamaría: placer visual independientemente de la historia que hay detrás, que no sólo incluye explotación ambiental sino que también explotación humana (…)

Según wikipedia: En 1997 fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad y en 2016 fue nombrado como uno de los diez rincones naturales más impresionantes de España y bien merecido.

Para visitar

Si alguien está interesado en  conocer este maravilloso parque cultural, hay dos formas de hacerlo:

  • De forma libre: se puede llegar al pueblo Las Médulas, entrando por Carocedo, al llegar preguntar por en el centro de visitantes para pedir información sobre las rutas destinadas para senderismo. Además el pueblo cuenta con hoteles y pequeños restaurantes para completar la visita.
  • Con visita guiada: pidiendo cita previa, esto es importante por que hay un número limite mínimo y máximo para los grupos y tiene un costo de 3 Euros por persona. No suelen hacer visitas sin haberlo solicitado con antelación.

Normalmente soy de las que viajo libremente por que voy a mi ritmo tomando fotos, así que necesito tiempo y paciencia (mucha paciencia) por parte de mis acompañantes, pero en este caso nos vino bien tomar la visita guiada ya que mi novio estaba interesado en conocer a fondo toda la historia y yo…yo iba quedándome atrás todo el rato.

Otra recomendación: si toman la visita guiada y tiene suerte con el tiempo, es mejor hacer la visita de las 3:30 de la tarde ya que tiene la mejor luz y así al finalizar el recorrido se pueden ir al mirador y luego a ver el atardecer desde el lago con vistas hacia las Médulas.

Nuestro viaje fue de un día, al final nos fuimos a cenar a Pontevedra, a media hora de las Médulas, por eso en las fotos verán un castillo.

Les comparto las fotos y el video de mi visita.

 

 

La Peña de Francia, nieve y cabras

Europa

sierra de francia-5086

A diferencia de mis otros domingos disfrazados, esta vez decidí que haría video, aún sin saber que es lo que estaba por ver…

Desde La Sierra de Bejar a la Vaca Brava…

Sin categoría
img_20160223_000622.jpg

Chocolate Caliente en La Cobatilla

Hoy con ganas de cambiar de ambiente y ver algo de nieve (cosa que por fin logré ya que para mi cumple no fue posible) nos fuimos a la Sierra de Bejar a tomar un chocolate caliente. Reconozco que aunque está tan cerca de Salamanca, es una zona que jamás había explorado, pero como nunca es tarde, hoy lunes que en realidad es mi domingo, decidimos ir para dar una vuelta y de paso y de forma improvisada, visitamos los pueblos de Candelario y Hervás.

Me encantan los pueblos y si se trata de descubrir uno nuevo mejor, sobre todo en un país que no es el mío, en donde siempre  son muchos los lugares por conocer. Una de las cosas que disfruto es ver otras formas de construcción, distribución de las calles, tipos de puertas y ventanas, etc.  Por ejemplo en Candelario me llamó la atención que en las partes laterales de las casas en vez de ladrillos habían tejas incrustadas de forma vertical y que además las casas tienen una puerta adicional en la entrada, que su función es retener la nieve y facilitar la salida en caso de una nevada fuerte (ver las fotos abajo). Además siempre me gusta fijarme en los nombres de las calles pues siempre encuentro algún nombre que me hace reír como en este caso “Calle la cantimplora” o ver rótulos anunciando cosas digamos que curiosas como lo que se puede ver en las fotos más abajo.

Y de Hervás que digo? resulta que nos fuimos para este pueblo porque mi novio me contaba que a diferencia de Candelario o de Bejar, este pequeño pueblo de Extremadura, tiene mucha vida en la calle y que además se pueden ver palmeras en el pueblo…ya eso de por si me parece sumamente raro. Este pueblo tiene el segundo museo más importante de automoción de Europa, cuenta con un barrio judío y efectivamente mucha vida de calle.

Al final de la tarde, en realidad noche, nos fuimos a cenar a un restaurante que se llama La Vaca Brava…adivinen por que se llama así? por que la calle se llama La Vaca Brava jajajaja. Me encanta!

La curiosidad del viaje

Aunque en realidad todo el viaje para mi estuvo lleno de curiosidades, esta es la más curiosa a mi parecer: Al entrar a Hervás, pueblo ya de Extremadura, vimos un rótulo que indicaba “Puerto de Honduras” …¿Puerto de Honduras? ¿Pero como así? Ya sabía que en Salamanca Provincia existía un pueblo llamado “Hondura de Huebra”…pero lo otro en Extremadura si que me dejó sorprendida. La dualidad me persigue 😉

Ávila de paso

Europa

2016 avila -01.jpeg

El plan original de mi cumpleaños era visitar la Sierra de Gredos con la única intención de ver nieve, plan que al final se cayó pues no había sol y nieve sin sol básicamente no es un plan.

Finalmente ayer domingo al levantarme y ver que el día estaba espectacular con 20 grados y sol dije: esto es para salir a vagar! Así que decidimos ir con mi novio a la Sierra de Gredos, pero nuevamente cambió el plan pues resulta que de nieve nada, lo que es normal, pues con 20 grados eso es demasiado pedir, es que no se puede tener todo en la vida! así que nos regresamos rumbo a Ávila, ciudad que solo he visto de paso desde del bus en mis rutas Salamanca-Madrid y que gusta mucho por esa muralla que la rodea que te hace sentir como si estuvieras en plena película medieval. Al entrar en su casco histórico es como entrar en un laberinto que es otro elemento bonito para pasear y aventurar.

Avila es de las pocas ciudades europeas que conservan una muralla, pero además de conservarla, es una de las más bonitas (por lo que he visto en fotos de otras ciudades amuralladas de Francia, Italia, Estonia entre otras)

Así que les comparto las fotos de mi domingo improvisado en la ciudad de la muralla viviente 🙂

El bolso nómada: de Honduras a Salamanca

Europa, Honduras

 

Buen viaje se ha dado el bolso-cartera-bandolera. He unido esos 3 términos para que todo mundo me entienda, pues cartera en Honduras es un bolso y en España cartera es una billetera… y bandolera? es el modelo de bolso o de cartera, que macaneo! o que lío! (para que entiendan los españoles) Lo mismo de siempre, que hablamos el mismo idioma pero aveces es fácil perderse.

En fin, voy al punto que me pierdo en el camino. Resulta que el famoso bolso-cartera-bandolera, es parte de la colección Bolsos 1331, marca desarrollada por  MUA: Mujeres en las Artes, con quienes por muchos años colaboré en diferentes proyectos fotográficos. Este año cumplieron 20 años desde su fundación y en mi última visita a Honduras me hicieron el honor al proponerme de hacer una edición especial con mis obras, propuesta a la que obviamente dije que si, entre otras razones por que  siempre fui clienta de todo lo que hacían y he admirado su trabajo en todos los campos que tocan, he visto evolucionar sus productos y todo lo que hacen. MUA básicamente ha sido una espacio con el cual yo he crecido como artista y fotógrafa.

Cuando lanzaron la colección limitada, también hicieron una exposición con mis obras,  amigos y mis papás estuvieron allí por mí, literalmente por mí, por que yo ya estaba de regreso en España, lo bueno es que internet permitió que en tiempo real tuviera a mis amigos como corresponsales mandándome fotos de todo lo que estaba pasando en la exposición. Y entre otras historias me enteré que le entregaron a mi mamá uno de los bolsos, pasaron los meses y ella se lo llevó a mi hermano a Estados Unidos y mi hermano me lo trajo a mí a Salamanca en estos días. Así que después de 5 meses y dos escalas, por fin puedo ver como quedó uno de los ejemplares de la colección.

Y es por esta razón que tenía que hacer una “sesión” de fotos del bolso-cartera-bandolera ya puesta en Salamanca. Como contaba en el post sobre mi visita al campo charro, aproveché a mi hermano para que me hiciera unas cuantas fotos en las que salgo posando. Las fotos del bolso las hice en todas las formas y escenarios posibles, me emocioné un poco!  pero como dice el dicho: mejor que sobre a que falte 😀

Charro de Salamanca o charro de?

Europa, Sin categoría

Los salmantinos o cualquier persona que haya vivido en Salamanca se dará por aludido  perfectamente con el término “charro”, sin embargo, gente de otros lados, pensarán que estoy hablando de los charros mexicanos (especialmente en Latinoamérica). Esta es la parte curiosa de escribir un blog que combina historias de dos tierras, de dos culturas.

Según wikipedia que todo lo sabe 😉 “charros” son los salmantinos y todo lo que provenga de su provincia, es un término que originalmente hacía referencia a lo que  pertenecía al campo de Salamanca.

Siempre me ha encantado ir al campo y a los pueblos, de hecho ir a fotografiar fuera de la ciudad era una de los trabajos que más disfrutaba cuando vivía en Honduras, me encantaba dejar la oficina por unos días e irme a documentar el trabajo en las comunidades.  Ahora que vivo aquí, el campo charro siempre me es atractivo, con sus árboles que parecen de juguete, así tan perfectamente redondos,  en otoño me gusta su paisaje amarillo e interminable, es algo diferente a lo que siempre he estado acostumbrada a ver: montañas y verde.

Ahora cada vez que tengo la oportunidad de salir cerca de ciudad, voy encantada. Y afortunadamente tenemos un amigo que vive en Monterrubio de la Sierra, un pueblo a 15 minutos de la ciudad, tiene una casa maravillosa con gallinas y 8 ovejas, cada una tiene nombre de las que sólo recuerdo a Lara y Encarna pues eran las más vivas que le “robaban” la comida a las otras cuando les estuvimos dando de comer este fin de semana. Bueno, en realidad mi hermano que justamente estaba de visita es quién les estuvo dando de comer.

Nuestro amigo nos recibió de maravilla con un arroz y una quiche vegetariana que estaba deliciosa, como siempre nos reímos mucho (Fernando es un super personaje, imposible aburrirse con él), bebimos vino, hablamos con las ovejas y las gallinas al atardecer, típica actividad de personas locas que aman los animales y que no les da vergüenza hacer el ridículo (mucha gente no me reconoce cuando yo le hablo a mis gatos..tema aparte).

Ah! además aprovechando que estábamos en tan bonito espacio le pedí a mi hermano que me hiciera unas fotos con uno de mis bolsos que es parte de la edición especial de Bolsos 1331 – Honduras diseñados con mis fotografías y del cual hablo en este otro post el bolso nómada 😉

Vean las fotos y no se pierdan la del espantapájaros, el único espantapájaros  que he conocido que NO espanta de lo bonito que es.